Inicio Diagnóstico precoz Autoexploración Mamaria

Autoexploración Mamaria

Autoexploración Mamaria

La autoexploración mamaria es un control realizado por la mujer para examinarse física y visualmente con el objetivo de detectar cambios en las mamas o axilas.

Es conveniente vigilar el aspecto, tamaño y forma de las mamas así como la posible aparición de bultos tanto en las mamas como en las axilas.

Este control debería hacerse mensualmente a partir de los 20 años y durante toda la vida, también durante el embarazo o después de la menopausia.

Es una buena idea elegir un día determinado del mes para no olvidar la autoexploración mamaria. Es mejor un día entre el 5º y 10º del ciclo menstrual, cuando es menos probable que las mamas estén doloridas o inflamadas. Una vez llegada la menopausia se puede elegir un día como el 1º de mes para recordar el control.

Hacer la autoexploración mamaria regularmente ayuda a establecer cómo son normalmente las mamas y así detectar mejor cualquier cambio.

ImportanteEsta técnica no debe utilizarse para reemplazar, sino para complementar, el examen profesional de un médico y la mamografía.


Procedimiento


1 Delante de un espejo lo suficientemente grande para ver ambas mamas claramente, con los brazos a los lados del cuerpo, observar las mamas:

1

Comprobar que no haya cambiado su forma y tamaño

La piel debe ser lisa, sin pliegues ni zonas rugosas

El borde inferior debe tener un contorno regular


2 Seguimos delante del espejo, con los brazos en alto:

2

Comparar una mama con la otra

Comprobar si existe alguna diferencia entre ambas axilas


3 Seguimos delante del espejo, con los brazos en horizontal y juntando las manos a la altura del cuello:

3

Hacer fuerza hacia fuera

Debe sentirse que los músculos del tórax se contraen

Comprobar cualquier alteración en la forma o contorno de las mamas


4 Seguimos delante del espejo, con los brazos en alto y de perfil:

4

Comparar la forma de ambas mamas


5 Último paso delante del espejo, con los brazos a los lados y obsevamos de cerca los pezones y areolas:

5

Comprobar cambios en su forma o tamaño

Comprobar la existencia de costras, pliegues o heridas

Comprobar si hay secreción de líquido


Ahora cambiamos la posición a tumbadas en la cama. Para los siguientes pasos dividir imaginariamente la mama en cuatro cuadrantes con una cruz que tenga como centro el pezón.

6


6 Mama izquierda. Tumbadas en la cama con un cojín debajo del hombro izquierdo y con la mano izquierda en la nuca:

7

Palpar los cuatro cuadrantes con la mano derecha plana y los dedos estirados, presionando lentamente la mama hacia las costillas.

Comprobar también la zona entre la parte superior de la mama y la clavícula y hasta el hombro

Palpar en áreas pequeñas y superpuestas de un tamaño similar a una moneda de 10 céntimos

Para asegurarse de cubrir toda la mama es mejor seguir un patrón, líneas, círculos, etc.

Buscar cualquier bulto, masa extraña o cambio de consistencia debajo de la piel


7 Mama derecha. Con el cojín debajo del hombro derecho y con la mano derecha en la nuca:

8

Repetir el paso 6 palpando con la mano izquierda


8 Axilas:

9

Explorar ambas axilas buscando cualquier bulto o masa extraña


ImportanteLa mayoría de los bultos o alteraciones son benignos. Si encuentra alguna anomalía durante la autoexploración mamaria es importante no entrar en pánico y acudir al ginecólogo.

Comparte esta página